18 Mitos sobre el Cerebro que te sorprenderán

18 Mitos sobre el Cerebro que te sorprenderán

El cerebro humano es asombroso: está compuesto por unos 85 mil millones de neuronas que controlan todo, desde tu movimiento hasta tu personalidad. Pero también suele malinterpretarse. 

Los mitos, son falsedades en las que la gente cree. Algunos mitos sobre el cerebro se basan en un mínimo de verdad, mientras que otros surgen de malas interpretaciones. Independientemente de cómo lleguen a ser, se disfrazan de verdades y, por lo general, se transmiten sin cuestionar.

Los mitos con más tracción son aquellos que parecen estar «arraigados en la ciencia». Se necesita valor para desafiar la legitimidad de un mito envuelto en lenguaje científico. Los mitos sobre el cerebro han sido especialmente difíciles de desacreditar ya que el cerebro no se comprende completamente. Pero durante las últimas décadas, los científicos han aprendido más que suficiente para desacreditar algunos mitos populares del cerebro.

Aquí tienes 18 mitos sobre el cerebro desmentidos por los científicos.

Mito 1: Solo usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro

El cerebro siempre está activo, trabajando como una orquesta, con todas sus millones de neuronas, incluso cuando estamos durmiendo. La gente a menudo usa esta popular leyenda urbana para dar a entender que la mente es capaz de cosas mucho mayores. Tales como una inteligencia drásticamente aumentada, habilidades psíquicas o incluso telequinesia.

Mito 2: El tamaño del cerebro se relaciona con la inteligencia

La inteligencia está determinada por la cantidad de conexiones entre las células cerebrales, llamadas sinapsis, no por el tamaño del cerebro en sí. Dato curioso: se produce una explosión de formación de sinapsis alrededor de la semana 12 de embarazo, durante el desarrollo temprano del cerebro .

Mito 3: El alcohol mata las células cerebrales.

El consumo moderado de alcohol  no mata las células cerebrales. Sin embargo, beber en exceso o beber de forma sostenida y frecuente puede dañar los extremos de las neuronas, llamadas dendritas. Este daño puede afectar la capacidad de las neuronas para transmitirse mensajes entre sí. Además, las personas con adicción al alcohol pueden desarrollar un trastorno neurológico llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff , que produce cambios en la visión, pérdida del control muscular y deterioro de la memoria.

Mito 4: Los bebés expuestos a la música clásica terminan siendo más inteligentes

Aunque es tentador creerlo, no hay evidencia científica ni empírica que apoye la idea de que tocar música clásica a un bebé puede hacer que el bebé sea más inteligente.

Mito 5: El cerebro izquierdo es analítico y metódico, el cerebro derecho es creativo o artístico

Los científicos de la Universidad de Utah han desmentido el mito de que la gente usa predominantemente un lado de su cerebro más que el otro. El cerebro es como un gran comité de expertos que trabajan coordinadamente.

De hecho, tendemos a desempeñarnos mejor en las tareas cuando se utiliza todo el cerebro. Incluso para las cosas que normalmente se asocian con una determinada área del cerebro.

Mito 6: Todo el cerebro se deteriora a medida que envejece

Aunque algunas funciones cognitivas disminuyen a medida que envejece, muchas de sus habilidades mentales mejoran con la edad. El vocabulario, la comprensión, la resolución de conflictos y la regulación emocional son solo algunas áreas en las que los cerebros más viejos pueden funcionar mejor que sus contrapartes más jóvenes.

Mito 7: Las personas tienen diferentes estilos de aprendizaje

Si bien los maestros pueden intentar estructurar sus aulas según los estilos de aprendizaje de los estudiantes, varios estudios indican que no hay diferencia en la forma en que las personas aprenden. 

Un estudio publicado en Anatomical Sciences Education involucró datos de cientos de estudiantes que fueron encuestados para determinar qué tipo de aprendiz pensaban que eran. Luego, los maestros comenzaron a adaptar sus lecciones en función del estilo de aprendizaje autonotificado de los estudiantes. Los científicos encontraron que no hubo una mejora significativa en los puntajes de las pruebas de los estudiantes.

Mito 8: Los juegos mentales mejoran la memoria y las habilidades de razonamiento

La BBC encargó un estudio para investigar esta teoría pidiendo a más de 8.600 personas de entre 18 y 60 años que jugaran juegos mentales en línea diseñados para mejorar la memoria y el razonamiento. Los participantes jugaron los juegos durante 10 minutos al día, tres veces a la semana. El estudio mostró que después de seis semanas, los sujetos de prueba no demostraron una función cognitiva mejorada en tareas para las que no entrenaron específicamente en los juegos.

Mito 9: El coeficiente intelectual se mantiene igual durante toda la vida

La verdad: las investigaciones han demostrado que su coeficiente intelectual puede fluctuar con la edad, pero es importante tener en cuenta que probar la inteligencia de alguien es una ciencia imperfecta. 

La inteligencia fluida, o la capacidad de pensar rápidamente y recordar información, alcanza su punto máximo a la edad de 18 años y luego disminuye a medida que envejece. Por el contrario, la inteligencia emocional de una persona puede seguir mejorando hasta los 30 años.

Mito 10: El cerebro funciona mejor bajo presión

La verdad: aunque la presión de una fecha límite puede motivarlo a trabajar más duro, no da como resultado un mejor rendimiento cerebral. De hecho, es más probable que el estrés afecte negativamente la función cerebral.

Mito 11: El daño cerebral es permanente

Si bien a menudo tendemos a pensar que las lesiones cerebrales son duraderas, la capacidad de una persona para recuperarse de dicho daño depende de la gravedad y la ubicación de la lesión. 

Sin embargo, es importante recordar que el cerebro humano tiene una plasticidad increíble (neuroplasticidad). Incluso después de un evento cerebral grave, como un derrame cerebral, el cerebro a menudo puede curarse a sí mismo con el tiempo y formar nuevas conexiones.

Mito 12: Las células cerebrales se forman solo hasta cierto límite

La creencia tradicional ha sugerido durante mucho tiempo que los adultos solo tienen una cantidad determinada de células cerebrales con las que se nace y que nunca formamos nuevas. Una vez que estas células se pierden, ¿desaparecen para siempre?

En los últimos años, los expertos han descubierto pruebas de que el cerebro humano adulto forma nuevas células a lo largo de la vida, incluso durante la vejez.

El proceso de formación de nuevas células cerebrales se conoce como neurogénesis y los investigadores han descubierto que ocurre en al menos una región importante del cerebro llamada hipocampo.

Mito 13: Las “memorias flash” son precisas, detalladas y persistentes

Todos tenemos recuerdos que se sienten tan vívidos y precisos como una instantánea, generalmente de algún evento impactante y dramático: el asesinato del presidente Kennedy, la explosión del transbordador espacial Challenger, los ataques del 11 de septiembre de 2001. La gente recuerda exactamente dónde estaban, qué estaban haciendo, con quién estaban, qué vieron u oyeron. 

No obstante, varios experimentos han probado la memoria de las personas inmediatamente después de una tragedia y nuevamente varios meses o años después. Los sujetos de prueba tienden a confiar en que sus recuerdos son precisos y dicen que esos «recuerdos flash» son más vívidos que otros recuerdos. 

Pueden ser vívidos, pero los recuerdos se deterioran con el tiempo al igual que otros recuerdos. Las personas olvidan los detalles importantes y agregan otros, sin darse cuenta de que están recreando una escena confusa en sus mentes en lugar de invocar una reproducción fotográfica perfecta.

Ésta es una de las razones por las que el testimonio de testigos presenciales en juicios legales puede no ser confiable. Los recuerdos son muy vulnerables a la remodelación. En un estudio de condenas que luego fueron anuladas por pruebas de ADN, el 70 por ciento de los acusados ​​fueron condenados sobre la base del testimonio de testigos presenciales.

Mito 14: Tenemos cinco sentidos

Sin duda, la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto son los más importantes. Pero tenemos muchas otras formas de sentir el mundo y nuestro lugar en él. La propiocepción es un sentido de cómo están posicionados nuestros cuerpos. La nocicepción es una sensación de dolor. También tenemos un sentido del equilibrio (el oído interno es para este sentido como el ojo es para la visión), así como un sentido de la temperatura corporal, la aceleración y el paso del tiempo.

Mito 15: Los cerebros son como computadoras

Hablamos de la velocidad de procesamiento del cerebro, su capacidad de almacenamiento, sus circuitos paralelos, entradas y salidas. La metáfora falla en casi todos los niveles: el cerebro no tiene una capacidad de memoria establecida que esté esperando a llenarse; no realiza cálculos de la forma en que lo hace una computadora. Incluso la percepción visual básica no es una recepción pasiva de entradas, porque interpretamos, anticipamos y prestamos atención a diferentes elementos del mundo visual de forma activa.

Mito 16: Vemos el mundo tal como es

No somos receptores pasivos de información externa que ingresa a nuestro cerebro a través de nuestros órganos sensoriales. En cambio, buscamos activamente patrones (como un perro dálmata que aparece repentinamente en un campo de puntos blancos y negros), convertimos escenas ambiguas en escenas que se ajustan a nuestras expectativas (es un jarrón, es una cara) y nos perdemos por completo los detalles que no estamos esperando.

Tenemos una capacidad limitada para prestar atención (razón por la cual hablar por teléfono mientras conducimos puede ser tan peligroso como conducir en estado de ebriedad) y muchos prejuicios sobre lo que esperamos o queremos ver. 

Nuestra percepción del mundo no es solo «de abajo hacia arriba», construida a partir de observaciones objetivas superpuestas de forma lógica. Es «de arriba hacia abajo», impulsada por expectativas e interpretaciones.

Mito 17: Debemos aprender un idioma antes de aprender otro

Los niños que aprenden inglés al mismo tiempo que aprenden francés no confunden un idioma con el otro y, por lo tanto, se desarrollan más lentamente. Esta idea de los lenguajes interferentes sugiere que diferentes áreas del cerebro compiten por los recursos. En realidad, los niños pequeños que aprenden dos idiomas, incluso al mismo tiempo, obtienen un mejor conocimiento generalizado de la estructura del lenguaje en su conjunto.

Mito 18: Las drogas producen agujeros o huecos en el cerebro

Sabemos que las diferentes drogas nos hacen experimentar el mundo que nos rodea de formas muy diferentes. Sus secuelas a menudo no son tan agradables como los resultados inmediatos que producen. Afortunadamente, si bien muchas  sustancias pueden tener efectos significativos en  la estructura y función del cerebro, los agujeros abiertos como el queso suizo no son uno de ellos. 

Las drogas actúan alterando la química de nuestro cerebro, como la acción de los neurotransmisores, no perforando agujeros físicos en su estructura. 

Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre cómo funciona el cerebro. No obstante es importante tener cuidado de no caer en algunos de los mitos sobre el cerebro más comunes. Aprender más sobre cómo funciona el cerebro puede ayudarnos a comprender mejor muchos de los factores que afectan nuestra vida.

¡Encuentra tu curso de Neurociencia aplicada AQUÍ!

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.