Cerebro: recorrido por sus secretos

Cerebro: recorrido por sus secretos

El cerebro es la parte más compleja del cuerpo humano. Este órgano de menos de 1,5 kilogramos de peso es el asiento de la inteligencia, intérprete de los sentidos, iniciador del movimiento corporal y controlador del comportamiento. 

Protegido en su caparazón óseo y bañado por un fluido protector, el cerebro es la fuente de todas las cualidades que definen nuestra humanidad. El cerebro es la joya de la corona del cuerpo humano.

Durante siglos, los científicos y los filósofos han estado fascinados por el cerebro, pero hasta hace poco lo veían como algo casi incomprensible. Ahora, sin embargo, el cerebro comienza a revelar sus secretos. Los científicos han aprendido más sobre el cerebro en los últimos 10 años que en todos los siglos anteriores debido al ritmo acelerado de la investigación en ciencias neurológicas y del comportamiento y al desarrollo de nuevas técnicas de investigación.

En este artículo haremos un recorrido básico por el cerebro, para entender, a grandes rasgos, su anatomía y funciones generales.

La arquitectura del cerebro

El cerebro es como un comité de expertos. Todas las partes del cerebro trabajan juntas, pero cada parte tiene sus propias propiedades especiales. 

El cerebro está dividido en dos mitades (hemisferios) por una fisura profunda. A pesar de la división, los dos hemisferios cerebrales se comunican entre sí a través de un grueso tracto de fibras nerviosas que se encuentra en la base de esta fisura, llamado «cuerpo calloso». 

Aunque los dos hemisferios parecen ser imágenes especulares el uno del otro, son diferentes. Por ejemplo, la capacidad de formar palabras parece residir principalmente en el hemisferio izquierdo, mientras que el hemisferio derecho parece controlar muchas habilidades de razonamiento abstracto.

Por alguna razón aún desconocida, casi todas las señales del cerebro al cuerpo y viceversa se cruzan en su camino hacia y desde el cerebro. Esto significa que el hemisferio cerebral derecho controla principalmente el lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio izquierdo controla principalmente el lado derecho. Cuando un lado del cerebro está dañado, el lado opuesto del cuerpo se ve afectado. Por ejemplo, un derrame cerebral en el hemisferio derecho del cerebro puede dejar el brazo y la pierna izquierdos paralizados.

Recorrido por el cerebro

Lóbulos cerebrales para principiantes - Centros EQ & Psycolab, centro de  Psicología, Neuropsicología, Logopedia, Pedagogía en Benalmádena y Málaga

Cada hemisferio cerebral se puede dividir en secciones o lóbulos, cada uno de los cuales se especializa en diferentes funciones. Para comprender cada lóbulo y su especialidad haremos un recorrido por los hemisferios cerebrales.

Lóbulos Frontales

Se encuentran directamente detrás de la frente. 

Cuando planifica un horario, imagina el futuro o usa argumentos razonados, estos dos lóbulos hacen gran parte del trabajo. Una de las formas en que los lóbulos frontales parecen hacer estas cosas es actuando como sitios de almacenamiento a corto plazo, lo que permite tener en cuenta una idea mientras se consideran otras. En la parte más trasera de cada lóbulo frontal hay un  área motora, que ayuda a controlar el movimiento voluntario. Un lugar cercano en el lóbulo frontal izquierdo llamado área de Broca permite transformar pensamientos en palabras.

Lóbulos Parietales

Cuando disfruta de una buena comida (el sabor, el aroma y la textura de la comida ), actúan dos secciones detrás de los lóbulos frontales, llamadas lóbulos parietales. Las partes anteriores de estos lóbulos, justo detrás de las áreas motoras, son las áreas sensoriales primarias. Estas áreas reciben información sobre la temperatura, el gusto, el tacto y el movimiento del resto del cuerpo. La lectura y la aritmética también son funciones en el repertorio de cada lóbulo parietal.

Lóbulos Occipitales

Al mirar las palabras y las imágenes en esta página, dos áreas en la parte posterior del cerebro están en funcionamiento. Estos lóbulos, llamados  lóbulos occipitales, procesan imágenes de los ojos y vinculan esa información con imágenes almacenadas en la memoria. El daño a los lóbulos occipitales puede causar ceguera.

Lóbulos Temporales

Los últimos lóbulos de nuestro recorrido por los hemisferios cerebrales son los  lóbulos temporales, que se encuentran frente a las áreas visuales y anidan debajo de los lóbulos parietal y frontal. Ya sea que aprecie las sinfonías o la música rock, su cerebro responde a través de la actividad de estos lóbulos. 

En la parte superior de cada lóbulo temporal hay un área responsable de recibir información de los oídos. La parte inferior de cada lóbulo temporal juega un papel crucial en la formación y recuperación de recuerdos, incluidos los asociados con la música. Otras partes de este lóbulo parecen integrar recuerdos y sensaciones del gusto, el oído, la vista y el tacto.

La corteza cerebral

El revestimiento de la superficie del cerebro y el cerebelo es una capa vital de tejido del grosor de una pila de dos o tres monedas pequeñas. Se llama córtex, de la palabra latina para corteza. La mayor parte del procesamiento de información real en el cerebro tiene lugar en la corteza cerebral. 

Cuando la gente habla de «materia gris» en el cerebro, está hablando de esta fina corteza. La corteza es gris porque los nervios de esta área carecen del aislamiento que hace que la mayoría de las otras partes del cerebro parezcan blancas. Los pliegues del cerebro aumentan su superficie y, por lo tanto, aumentan la cantidad de materia gris y la cantidad de información que se puede procesar.

El cerebro profundo

Cerebro interno

En lo profundo del cerebro, ocultas a la vista, se encuentran estructuras que actúan como guardianes entre la médula espinal y los hemisferios cerebrales. Estas estructuras no solo determinan nuestro estado emocional, también modifican nuestras percepciones y respuestas dependiendo de ese estado, y nos permiten iniciar movimientos que realices sin pensar en ellos. Al igual que los lóbulos de los hemisferios cerebrales, las estructuras que se describen a continuación vienen en pares: cada una está duplicada en la mitad opuesta del cerebro.

Hipotálamo y Tálamo

El  hipotálamo, del tamaño de una perla, dirige una multitud de funciones importantes. Te despierta por la mañana y hace que la adrenalina fluya durante una prueba o una entrevista de trabajo. El hipotálamo también es un centro emocional importante, que controla las moléculas que te hacen sentir regocijado, enojado o infeliz. Cerca del hipotálamo se encuentra el tálamo, un importante centro de intercambio de la información que va y viene entre la médula espinal y el cerebro.

Hipocampo

Hay un tracto arqueado de células nerviosas que va desde el hipotálamo y el tálamo hasta el  hipocampo. Esta pequeña protuberancia actúa como un indexador de la memoria: envía los recuerdos a la parte apropiada del hemisferio cerebral para almacenarlos a largo plazo y recuperarlos cuando sea necesario. 

Ganglios Basales

Los  ganglios basales son grupos de células nerviosas que rodean el tálamo. Son los encargados de iniciar e integrar movimientos. La enfermedad de Parkinson, que produce temblores, rigidez y una caminata rígida y arrastrando los pies, es una enfermedad de las células nerviosas que conducen a los ganglios basales.

Este breve recorrido apenas desvela algunos de los muchos secretos que guarda el cerebro y que vamos desarrollando en nuestro blog.

Encuentra tu curso o máster online AQUÍ

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.