Cerebro y orgasmo: 12 descubrimientos sorprendentes

Cerebro y orgasmo: 12 descubrimientos sorprendentes

Cerebro y orgasmo sin duda tienen una relación muy estrecha. Para averiguar qué sucede en nuestros cerebros cuando llegamos al clímax, los investigadores utilizan máquinas de resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés ) o una tomografía por emisión de positrones (PET). Estos dispositivos pueden medir el flujo sanguíneo y la actividad neuronal en el cerebro.

Al estudiar con esta tecnología la actividad cerebral de las personas que tienen orgasmos, estamos aprendiendo aprendido algunas cosas bastante sorprendentes. 

1.Apagón de la lógica

Hay una razón por la que las personas tienden a sentirse más audaces y menos inhibidas durante las relaciones sexuales: la parte de su cerebro a cargo de sus habilidades de razonamiento lógico se va temporalmente de vacaciones.

La corteza orbitofrontal lateral se vuelve menos activa durante las relaciones sexuales. Esta es la parte del cerebro responsable de la razón, la toma de decisiones y los juicios de valor. La desactivación de esta parte del cerebro también se asocia con una disminución del miedo y la ansiedad. 

Este apagón de la corteza orbitofrontal lateral en realidad tiene sentido, ya que el miedo y la ansiedad pueden interrumpir la excitación y provocar problemas como la ansiedad por el desempeño.

2. Múltiples partes del cerebro

Las pruebas de imágenes médicas sugieren que hay múltiples regiones cerebrales espacialmente remotas que están involucradas en la respuesta sexual.

Los investigadores han descubierto que la corteza sensorial genital, las áreas motoras, el hipotálamo y el tálamo se encienden durante el orgasmo.

El tálamo ayuda a integrar información sobre el tacto, el movimiento y cualquier recuerdo o fantasía sexual que alguien pueda invocar para ayudarlo a alcanzar el orgasmo. Mientras tanto, el hipotálamo está ocupado produciendo oxitocina y puede ayudar a coordinar la excitación.

3. Oleada de dopamina

Durante el orgasmo, el cerebro trabaj extra para producir una gran cantidad de hormonas y neuroquímicos diferentes. Uno de ellos es la dopamina, una hormona responsable de los sentimientos de placer, deseo y motivación.

La dopamina se forma en una parte del cerebro llamada área tegmental ventral y se libera en otras partes, como el núcleo accumbens y la corteza prefrontal.

Algunos se refieren a la dopamina como la «sustancia química del placer», aunque las investigaciones han demostrado que nos ofrece mucho más que un buen momento. En realidad, es más una sustancia química de aprendizaje, que ayuda a darse cuenta de recompensas como la comida y el sexo, y descubrir cómo para conseguir más de ellos.

4. Cercanía y afecto

Otra hormona que produce el cerebro durante el orgasmo es la oxitocina. Secretada por la glándula pituitaria y liberada en el hipotálamo, esta hormona nos hace sentir cercanos a los demás y favorece el afecto.

La oxitocina se conoce como la hormona del vínculo o apego porque también se libera durante la lactancia y se sabe que facilita la sensación de amor y apego».

La prolactina también se libera durante el orgasmo y es responsable de esa sensación de satisfacción que acompaña al orgasmo. También es la principal hormona responsable de la producción de leche después del embarazo.

Por supuesto, la liberación de oxitocina y prolactina durante las relaciones sexuales y la lactancia no significa que una persona experimente las mismas sensaciones en ambas situaciones.

Estas hormonas pueden desempeñar diferentes funciones en nuestros cuerpos y son parte de la forma en que el cerebro fortalece nuestras conexiones sociales.

5. El cerebro no diferencia

Sorprendentemente, el cerebro no diferencia mucho entre el sexo y otras experiencias placenteras. Las partes de tu cerebro que te hacen sentir bien después de disfrutar del postre o de ganar en el póquer son las mismas áreas que se iluminan durante el orgasmo.

El sexo se experimenta como placentero y esto se debe a que las vías de recompensa en nuestro cerebro se activan durante el orgasmo y lo conducen a él. Estas son las mismas redes que se activan en respuesta al consumo de drogas, el consumo de alcohol, los juegos de azar, al escuchar tu canción favorita o disfrutar de una deliciosa comida.

6. Menos sensible al dolor

El cuerpo realmente es menos sensible al dolor durante el sexo.

A medida que se activa la glándula pituitaria, la liberación de endorfinas, oxitocina y vasopresina promueve la reducción del dolor, la intimidad y el vínculo.

Esto puede ayudar a explicar por qué las cosas que pueden hacernos estremecer en una situación no sexual, como las palmadas o los tirones de pelo, no son tan dolorosas durante el sexo e incluso pueden ser placenteras.

7. El orgasmo y el dolor

La razón por la que algunas personas obtienen placer sexual al experimentar dolor podría estar relacionada con el hecho de que el orgasmo y el dolor en realidad afectan algunas de las mismas áreas del cerebro.

Aunque la relación entre el dolor y el orgasmo aún no se comprende por completo, algunas investigaciones han demostrado que la estimulación vaginal en realidad podría reducir la sensibilidad al dolor en algunas personas.

8. Feliz y con sueño

Una vez que ha ocurrido un orgasmo, el cerebro tiende a ralentizarse. Pero no sale del servicio por completo.

Tanto en hombres como en mujeres, el orgasmo le indica al sistema nervioso parasimpático que comience a regular a la baja (o calmar) el cuerpo. La corteza prefrontal, que se activó previamente antes del orgasmo, también se regula a la baja, y esto está relacionado con mayores niveles de oxitocina para facilitar el apego.

El cerebro también produce serotonina después de un orgasmo. Se sabe que esta hormona promueve el buen humor y la relajación. En algunas personas, la serotonina también puede provocar somnolencia y el deseo de dormir.

9. El cerebro de las mujeres sigue liberando oxitocina

Todos los cerebros experimentan la liberación de oxitocina durante las relaciones sexuales que es, como decíamos, una hormona responsable en parte de crear sentimientos de cercanía y unión. Sin embargo, el cerebro de las mujeres se comporta un poco diferente después del orgasmo.

En las mujeres, la oxitocina tiende a seguir liberándose después del orgasmo, lo que puede explicar la motivación de los abrazos poscoitales.

10. Otros caminos hacia el orgasmo

Aunque generalmente pensamos que el orgasmo y el placer sexual dependen de la estimulación de nuestros genitales, eso no es del todo cierto. En algunos casos, el cerebro puede crear nuevos caminos hacia el placer que no involucran en absoluto a nuestros órganos sexuales.

Cuando se lesionan o extirpan órganos, puede ocurrir una reasignación de los sentidos, lo que nos permite experimentar sensaciones sexuales y orgásmicas en otras partes del cuerpo.

En las personas que han sufrido parálisis de la parte inferior del cuerpo, por ejemplo, el cerebro podría en realidad reconectarse a sí mismo para permitir que una persona alcance el orgasmo mediante la estimulación de otras partes del cuerpo, como la piel del brazo o los pezones.

11. ¿Un «engaño» para que nos reproduzcamos?

Los orgasmos son, sin duda, un buen momento, pero también pueden ser la forma disimulada del cerebro de conseguir que nos reproduzcamos.

Si lo pensamos friamente, arriesgar la vida y la salud para dar a luz y luego criar durante la muchos años, es mucho «trabajo» para nuestro organismo. La madre naturaleza puede que tenga que «engañarnos» para asegurarnos de que la especie no se extinga.

Aunque los científicos no están completamente seguros de por qué tenemos orgasmos, es posible que experimentar uno o dos momentos de euforia pura nos recompensa. Además refuerza este comportamiento y nos hace volver por más.

12. Para un cerebro más sano

Además de incitarnos a reproducirnos, el orgasmo también puede ayudar a mantener nuestro cerebro sano.

Puede ser que, evolutivamente hablando, dado que esta actividad aumenta el flujo sanguíneo a través del cerebro de manera tan dramática, puede haberse desarrollado en parte para ayudar a mantener el cerebro sano.

La investigación también ha sugerido que el orgasmo femenino alguna vez pudo haber jugado un papel en la estimulación de la ovulación, aunque ahora la ovulación ocurre espontáneamente y no depende de la actividad sexual.

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.