Crisis: Haz que tu cerebro funcione mejor

Crisis: Haz que tu cerebro funcione mejor

Estás en una situación de crisis. Algo inusual, que está fuera de la normalidad ha provocado un shock en tu cerebro. Puede haber sido una situación nueva que te angustia y no sabes cómo salir de ella o cómo afrontarla. ¿Cómo está funcionando en ese momento tu cerebro? Sabiendo esto, ¿Qué puedes hacer para que funcione mejor y te ayude a salir de ese pozo?

Cómo funciona tu cerebro en una crisis

Tu amígdala, que es parte del sistema límbico de tu cerebro, actúa como un radar para detectar amenazas. Es vital para tu supervivencia. Está constantemente escaneando su entorno en busca de signos de peligro, listo para activar reflejos para mantenerte a salvo. 

Cuando suena la alarma, su cuerpo responde con una secuencia casi instantánea de cambios hormonales y fisiológicos que lo preparan para luchar o huir. Cuando esto sucede, la mayoría de sus recursos físicos y mentales se asignan para asegurarte que sobrevivas. Todo ocurre de manera no consciente, instintiva.

¿Y tu «cerebro racional»? Tu pensamiento racional se apaga. Cualquier grado de estrés afecta sus sistemas cerebrales básicos de atención, energía y memoria. Básicamente, su cerebro elimina todo funcionamiento «innecesario», que no le valga para luchar o huir. 

¿Ventaja o desventaja?

Sin duda estas reacciones fueron una ventaja evolutiva cuando nuestros ancestros cazaban por comida, o eran cazados como tal.

En el mundo moderno, nuestros cerebros están más estresados ​​y reactivos que nunca. La ansiedad se ha convertido en una de las condición mentales más frecuentes. Tu amígdala cerebral hace sonar la alarma de eventos comunes, como un conductor grosero, una fecha límite de trabajo o una discusión con tu pareja, como si fueran eventos potencialmente mortales. 

Esta reacción no deja de ser lógica, pero cuando se sobrerreacciona en un momento, e incluso esa reacción se hace crónica, no solo daña tu cerebro y tu salud física con el tiempo, sino que también puede hacer que sea muy difícil funcionar con éxito en cualquier situación que lo desencadene.

En otras palabras, su cerebro está más estresado que nunca, pero ya no lucha ni huye resolviendo así la situación rápidamente. Hoy, tiene que descubrir cómo gestionar las cosas con el cliente descontento, o intercambiar información de seguro con el conductor del otro automóvil en un accidente u organizar todas las cosas que aún tienes que hacer ese día.

Por el bien de tu salud mental y física, en esos casos, debes poder calmar tu cerebro y proceder lo más racionalmente posible. ¿Se puede lograr? Sí es posible. 

Tu decides

Por el momento no hablemos de situaciones de emergencia, donde la reacción instintiva es la que manda, sino de situaciones, más o menos prolongadas en el tiempo, que no sean de urgencia. Como los ejemplos que poníamos más arriba.

Tu cerebro de pronto está gritando «alerta roja». Lo que haces a continuación determina cómo va el resto de la historia y cómo experimentas la situación. Puedes reaccionar inconscientemente por hábito y responder con ansiedad, enojo o pánico.  Pero debes saber que reaccionar impulsivamente solo alimenta y refuerza la respuesta al estrés en tu cerebro, fomentando más de lo mismo.

No podemos evitar las emociones, se producen en nuestro cerebro antes de que seamos conscientes de ellas, pero sí podemos gestionarlas y eso también es parte de la naturaleza. Y justamente de lo que nos hace humanos.

Está en tus manos, tu decides. Dejas que te domine tu cerebro más primitivo o cambias tu circuito cerebral.

Toma el control de tu cerebro

Puedes cambiar deliberadamente el control de tus pensamientos y acciones desde tu sistema límbico, más primitivo, a tu lóbulo frontal, el de la razón y planificación. Cuando eres consciente, tu lóbulo frontal «habla» e influye en otras áreas de tu cerebro para insertar un pensamiento racional y calmarlo.

Por lo tanto la situación se convierte en una herramienta con la cual trabajar para tu crecimiento y aprendizaje. Esta elección construye y refuerza las vías contra la ansiedad en tu cerebro y modera a la impulsiva amígdala cerebral. 

Por lo tanto, este mecanismo te permite elegir tu respuesta en lugar de solo tener una reacción instintiva. La forma en que te manejas a ti mismo no evita las emociones ni cambia los hechos, las circunstancias, pero sí cambia la forma en que las experimentas. Y eso finalmente también puede modificar el desarrollo de los acontecimientos siguientes.

3 técnicas para tomar el control

1.Respira más lento

Disminuir la respiración es la forma más rápida de calmar el cerebro y el cuerpo. Es algo así como tu control remoto. No tienes que pensar en respirar, es subconsciente. Sin embargo, en cualquier momento, puedes cambiar conscientemente cómo estás respirando, lo que al mismo tiempo modifica tu reacción a las emociones y la función del sistema nervioso.

La investigación ha determinado que la respiración lenta calma directamente el cerebro a través de lo que se conoce como el «marcapasos de respiración». 

El marcapasos respiratorio es un grupo de neuronas en la base del tronco encefálico que se conecta directamente al centro de excitación en el cerebro. Estas neuronas pueden decirle al cerebro que hay una emergencia o decirle que todo está bien. Cuando intencionalmente ralentizas tu respiración, estas neuronas no envían la señal de pánico.

Frente a las crisis, tomar respiraciones largas y profundas, también llamadas respiración diafragmática, ralentiza tu ritmo cardíaco y activa tu sistema nervioso parasimpático. Puedes practicar la respiración lenta en cualquier momento y en cualquier lugar. De esta forma será para ti algo natural frente a una crisis.

2.Dialoga contigo mismo

En situaciones de crisis, aunque tu «voz interior» esté un poco enloquecida, tal vez incluso en pánico, es justamente el momento de dirigir tu mente alentando y apoyando tu diálogo interno más racional. Esto ayuda a calmar el sistema límbico y cambiar el control a tu lóbulo frontal. Puedes decir cosas como:

«Yo puedo con esto. Puedo averiguarlo.»

«¿Acaso es tan importante?»

“Las cosas saldrán bien. He pasado por situaciones difíciles antes y terminaron bien «.

“Tomaré una cosa a la vez. Todo lo que tengo que hacer es descubrir el siguiente mejor paso «.

3.Practica, para no pensar tanto

Pensar demasiado puede ser perjudicial, incluso mortal, en algunos casos. En estos casos, querrás dejar que tu sistema instintivo, a la velocidad del rayo, esté a cargo. Por ejemplo, imagina a un bombero en pleno incendio tratando de salvar una vida. Si intenta evaluar la situación de crisis con demasiada calma antes de actuar, puede ser mortal. 

Las reacciones de profesionales capacitados se basan en habilidades inconscientes que han aprendido. Se cree que el tipo de inteligencia inconsciente que se necesita aquí se encuentra en la corteza frontomedial anterior del cerebro y no es lo mismo que la impulsividad. Es una forma de evaluación rápida debajo de la conciencia. 

Esta habilidad inconsciente se logra tras mucha práctica. El bombero pasará horas y horas practicando sus rutinas. Al igual, que un piloto de avión, un soldado o un deportista.

Con suficiente repetición, el cerebro no tiene que pensar conscientemente en cada detalle en los momentos en que necesitan rendir al máximo. Por lo tanto, con un cerebro entrenado se puede confiar en las decisiones rápidas e intuitivas de su inconsciente.

¿Te interesa la Neurociencia aplicada? Para conocer mucho más puedes ir a nuestro BLOG.

2 comentarios

Avatar

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

  • Avatar

    Pienso que en estos momentos de PANDEMIA, la abundante información y por ende la preocupación e histeria social ha aumentado paulatinamente conforme han pasado los días, sumado a esto el confinamiento, distanciamiento social con nuestros seres queridos y la incertidumbre de una esperanzadora solución que le ponga fin; Podemos ver que nuestra sociedad atraviesa un cambio sin precedentes.
    Sin duda el mundo no volverá a ser el mismo y nosotros tampoco, pero es de vital importancia actuar con prudencia para hacer llevaderos estos momentos de. El auto control como lo menciona en el articulo es fundamental en momentos de crisis. valorar la información que nos fortalezca mentalmente, evitar confiar en información no contrastada, nos ayudará a no pensar tanto en la crisis sanitaria global.
    Además es importante hacer un viaje introspectivo con el objetivo de canalizar las malas energías y convertirlas en buenas vibras para compartirlas con nuestro entorno, en definitiva es un material adecuado a las necesidades actuales.

    Omar Reply
  • Avatar

    La coyuntura del Covid-19 por la cual estamos pasando a nivel mundial nos ha retirado de nuestra rutina, obligándonos a añadir nuevos hábitos y formas de vivir, en la etapa en la que estamos de confinamiento, la mayoría de personas trabajan desde el hogar o bien si salen a sus centros de labores tienen muchas limitaciones para sus deberes. Nos preocupamos por el factor tiempo, de cuando pasara todo esto? en que momento podre salir? cuando veré a mi familia? cuando podre regresar a mi «vida normal»?, preguntas como estas si no sabemos controlar las emocionas que nos genera como es la ansiedad en su mayoría de los casos, podremos tener consecuencias graves como lo menciona el articulo. En mi caso, el hecho de estar en casa y saber qu e no se puede salir a ningun lado lo he llevado bien durante el primer mes, pero ya estas ultimas semanas me ha querido generar estres porque me considero una persona muy sociable y quiero salir a compartir, y el reunirme por zoom con mi familia o amistades no me llena. Relacionado a las técnicas, efectivamente las que comencé a implementar hace poco, como es la respiración con practicas de meditación y oración. El dialogo interno si ya tengo varios años de conocer la efectividad, y trato de utilizar afirmaciones. En el caso de pensar mucho las cosas, uno puede caer en el sobreanalisis y eso es incorrecto como lo menciona el articulo. Me gusto mucho y comenzar a practicar, es el de desarrollar habilidades inconscientes, estar preparado para lo peor a traves de la practica de escenarios para saber como reaccionar.

    REBECA BONILLA Reply
  • Avatar

    La coyuntura del Covid-19 por la cual estamos pasando a nivel mundial nos ha retirado de nuestra rutina, obligándonos a añadir nuevos hábitos y formas de vivir, en la etapa en la que estamos de confinamiento, la mayoría de personas trabajan desde el hogar o bien si salen a sus centros de labores tienen muchas limitaciones para sus deberes. Nos preocupamos por el factor tiempo, de cuando pasara todo esto? en que momento podre salir? cuando veré a mi familia? cuando podre regresar a mi «vida normal»?, preguntas como estas si no sabemos controlar las emocionas que nos genera como es la ansiedad en su mayoría de los casos, podremos tener consecuencias graves como lo menciona el articulo. En mi caso, el hecho de estar en casa y saber qu e no se puede salir a ningun lado lo he llevado bien durante el primer mes, pero ya estas ultimas semanas me ha querido generar estres porque me considero una persona muy sociable y quiero salir a compartir, y el reunirme por zoom con mi familia o amistades no me llena. Relacionado a las técnicas, efectivamente las que comencé a implementar hace poco, como es la respiración con practicas de meditación y oración. El dialogo interno si ya tengo varios años de conocer la efectividad, y trato de utilizar afirmaciones. En el caso de pensar mucho las cosas, uno puede caer en el sobreanalisis y eso es incorrecto como lo menciona el articulo. Me gusto mucho y comenzar a practicar, es el de desarrollar habilidades inconscientes, estar preparado para lo peor a traves de la practica de escenarios para saber como reaccionar.

    REBECA BONILLA ABARCA Reply
  • Avatar

    El persente artículo (Haz que tucerebro funcione mejor) merece ser resaltado y considerado muy concientemente como una importante herramienta de partida para aprender a controlar el funcionamiento del cerebro en circunstancias extremas de tension nerviosa y que normalmente alertan y preparan al ser para luchar o huir; adoptando las tres tecnicas o pasos que se indica en el artículo, con su práctica y ejercicio sera mucho mas sencillo poder calmar el cerebro para llevarlo a proceder lo mas racionalmente posible sin necesidad de desahogar vervalmente o con acciones toda la ira o emocion que imbada nuestro sistema, ya que reaccioar de manera impulsiva produce mas estres al «ser»: respirar lentamente ayudara a la persona a relajar todo el sistema y alcanzar un equilibrio nervioso que lo llevara a razonar y calmada y concientemente; es necesario reforzar el proceso con un diálogo interno o verbal positivo con uno mismo, para lograr recuperar el control y además: para esos momentos de alta tensión es muy importante desarrollar una grán agilidad mental hasta alcanzar un alto nivel de confianza en las decisiones rápidas e intuitivas que tengamos que tomar en tiempos de emergencia o de oportunidades, como el tiempo en que se encuentra el mundo en estos momentos.

    RAÚL TOBAR NÚÑEZ Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.