Decisiones, neuronas y confianza

Decisiones, neuronas y confianza

La investigación en neurociencia revela cómo la química y la arquitectura del cerebro son las que nos hacen tomar las decisiones y cómo la reacción del cerebro a la toma de decisiones se basa en la confianza. Los investigadores han demostrado que un proceso jerárquico y en red se extiende por todo el cerebro para lograr estas funciones, incluso cuando los clústeres neuronales específicos son más activos que otros para ayudarnos a tomar decisiones.

Mientras que la investigación centrada en el ser humano utiliza escaneos cerebrales de vanguardia, algunos científicos están estudiando la neurología de la toma de decisiones en roedores porque sus cerebros son evolutivamente similares a los de los humanos.

 

Neuronas y confianza

La confianza es reconocida habitualmente como una función de orden superior en el cerebro. Es a la vez el acto de tomar una decisión, reconocer la decisión como pensamiento y medir el grado en que esa decisión tiene sentido. Un juez imparcial no lo es, profeta aún menos, pero la confianza seguramente requiere autoconciencia, una metacognición sin igual en el reino animal. ¿Será así?

La investigación de Adam Kepecs y sus colegas neurocientíficos en Cold Spring Harbor Laboratory dice lo contrario. Su trabajo con ratas sugiere que las estimaciones de confianza al tomar una decisión y anticipar un resultado, funcionan incluso en los cerebros de los roedores. Además, sus estudios sugieren que "la estimación de la confianza puede ser un componente fundamental y omnipresente de la toma de decisiones".

Kepecs dice que su investigación busca comprender los mecanismos de cómo funciona la confianza a nivel de la neuronas. El objetivo es "comprender cómo sus conexiones, cómo su arquitectura y cómo la dinámica que se ejecuta en esa arquitectura nos permite o permite que los mamíferos en general tomen decisiones para calcular la confianza sobre las decisiones".

Su trabajo se centra en las ratas, aunque sus implicaciones se extienden a través de un conjunto más amplio de mamíferos. "Desde una perspectiva evolutiva, las ratas no son tan diferentes de nosotros", dice. "Parte de la arquitectura fundamental del cerebro es realmente común y eso nos permite acceder a un sistema que es más simple … eso es una gran ventaja".

 

Neuronas y decisiones, estudios

La neurología de la toma de decisiones ha sido el foco de una serie de estudios tanto en humanos como en animales. Estos estudios han tratado de mapear experiencias que van desde la deliberación mental hasta el procesamiento de la recompensa o arrepentimiento resultante.

Los investigadores, en un estudio basado en humanos, utilizaron la resonancia magnética funcional (fMRI) para rastrear la actividad cerebral en el camino hacia una decisión. El experimento comenzó con los participantes frente a una imagen. Antes de que se tomara una decisión sobre lo que mostraba la imagen, algunas partes del cerebro permanecieron en actividad de nivel más bajo hasta el mismo momento de la decisión, momento en el que la actividad se disparó y las regiones se iluminaron en los escaneos. Los investigadores concluyeron que tales hallazgos comienzan a delinear una jerarquía de vías neuronales en juego en la toma de decisiones en la cual el momento "eureka" ocurre en partes específicas del cerebro.

Dicha investigación también ha permitido a la neurociencia localizar células específicas y regiones cerebrales fundamentales para la toma de decisiones, como las neuronas de Von Economo y el cuerpo estriado. Las neuronas Von Economo, también llamadas neuronas fusiformes, son únicas en los mamíferos de gran cerebro, como las ballenas, los delfines y los elefantes. En los humanos, se cree que estas neuronas facilitan el pensamiento complejo y se encuentran en áreas limitadas de la corteza cingulada, el área justo por encima del cuerpo calloso que conecta los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho.

Además, la investigación vincula el cuerpo estriado, un grupo de neuronas en los ganglios basales en la base del cerebro anterior, con una toma de decisiones flexible y de estímulo-respuesta. Los investigadores pueden incluso identificar qué partes del cuerpo estriado están trabajando en cada tipo de decisión. Incluso con esta investigación se identifican regiones específicas como importantes para la toma de decisiones, aunque el proceso en sí mismo se desarrolla en todo el cerebro. Esto incluye regiones del cerebro que evolucionaron antes y, de alguna forma, se reflejan en el cerebro de otros mamíferos.

 

Experimentando con ratas

Una arquitectura neuronal similar entre los mamíferos llevó a Kepecs y su equipo a centrarse en las ratas. Si bien la toma de decisiones sobre roedores no es tan compleja como la de los humanos, la toma de decisiones y el acceso a las expectativas basadas en recompensas creadas por la confianza son, hasta cierto punto, innatas para estos animales, dice Kepecs.

Kepecs y su equipo prueban las estimaciones de confianza entrenando a los roedores para que realicen una tarea simple que implica la elección entre opciones. Con una opción correcta, y una que es correcta todo el tiempo, la confianza llega fácilmente. La prueba real se produce cuando la dificultad aumenta, cuando las mismas acciones no producen los mismos resultados, y cuando se introduce un retraso entre la realización de la acción y la recompensa, en otras palabras, cuando hay muchas oportunidades de confianza.

Realizar pruebas cientos y cientos de veces al día con una dificultad variada, dice Kepecs, les permite a los investigadores "calibrar la confianza [de las ratas] en estas decisiones simples y también nos permite desde una perspectiva neurobiológica observar su cerebro y lo que sucede en sus cerebros cuando están haciendo esta tarea ".

"De alguna manera creemos que los roedores tienen todos los componentes que los hacen funcionar, que los hacen capaces de decidir, y será más fácil para nosotros entenderlos", dice.

Esta conclusión entraría en conflicto con la creencia de que las decisiones son propias de una estructura superior del cerebro.

La neurociencia avanza a gran velocidad, principalmente gracias a la tecnología, pero aún nos queda mucho camino por recorrer para entender muchas de las funciones del cerebro.

Para saber más sobre Nuerociencia aplicada puedes ir AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *