Lenguaje y cerebro ¿sabías esto?

Lenguaje y cerebro ¿sabías esto?

 

Lenguaje y arquitectura cerebral

Si lee una oración como esta: "patear una pelota", las neuronas relacionadas con la función motora de su pierna y pie se activarán en su cerebro. Del mismo modo, si habla de cocinar algo, las neuronas asociadas con el olor se dispararán. Dado que es casi imposible hacer o pensar en algo sin usar el lenguaje, ya sea que implique una conversación a través de su voz interior o siguiendo un conjunto de instrucciones escritas, el lenguaje impregna nuestro cerebro y nuestra vida como ninguna otra habilidad.

Durante más de un siglo, se ha establecido que nuestra capacidad para usar el lenguaje generalmente se ubica en el hemisferio izquierdo del cerebro, específicamente en dos áreas: el área de Broca (asociada a la producción y articulación del habla) y el área de Wernicke (asociada a la comprensión). El daño a cualquiera de estos, causado por un derrame cerebral u otra lesión, puede provocar problemas de lenguaje y del habla o afasia, una pérdida de lenguaje.

En la última década, sin embargo, los neurólogos han descubierto que no es tan simple: el lenguaje no está restringido a dos áreas del cerebro o incluso a un solo lado, y el cerebro en sí puede crecer cuando aprendemos nuevos lenguajes.

Hallazgos más recientes muestran que las palabras están asociadas a diferentes regiones del cerebro según su tema o significado. Los neurólogos, con el objetivo de hacer un atlas tridimensional de palabras en el cerebro, escanearon los cerebros de las personas mientras escuchaban varias horas de radio. Diferentes palabras desencadenaron diferentes partes del cerebro, y los resultados muestran un amplio acuerdo sobre qué regiones del cerebro están asociadas con qué significados de las palabras.

Los participantes fueron todos hablantes nativos de inglés que escuchaban inglés. El siguiente paso será ver dónde se encuentra el significado para las personas que escuchan en otros idiomas y para los bilingües. Aunque investigaciones previas ya sugieren que palabras del mismo significado en diferentes idiomas se agrupan en la misma región.

 

Una habilidad compleja

El lenguaje es una parte fundamental de lo que nos hace humanos, junto con otras habilidades cognitivas como el razonamiento matemático y espacial, la capacidad musical y de dibujar, la capacidad de formar relaciones sociales, etc. 

Sin embargo, está mal exagerar la similitud entre el lenguaje y otras habilidades cognitivas, porque éste se distingue de varias maneras.

El aspecto más diferencial del resto de habilidades es que el uso del lenguaje es universal. Todos los niños con desarrollo normal aprenden a hablar al menos un idioma y muchos aprenden más de uno. Por el contrario, no todos se vuelven competentes en el razonamiento matemático complejo, pocas personas aprenden a pintar bien, y muchas personas no pueden llevar una melodía.

Como todos somos capaces de aprender a hablar y entender el lenguaje, puede parecer simple. Pero es todo lo contrario: el lenguaje es una de las habilidades cognitivas más complejas de los humanos.

 

El instinto del lenguaje

Muchos de los aspectos más complejos del lenguaje son dominados por niños de tres y cuatro años. Todos los niños alcanzan esencialmente muchas de las mismas habilidades, a pesar de las diferencias en la experiencia. Todos los niños en edad preescolar, por ejemplo, han dominado varios aspectos complejos de la sintaxis y la semántica del idioma que están aprendiendo. Subrayando aún más esta conclusión es el hallazgo de que el conocimiento sobre algunos aspectos de la sintaxis y la semántica a veces se desarrollan en ausencia de la evidencia correspondiente del entorno.

Para explicar esta notable colección de hechos sobre el desarrollo del lenguaje, los lingüistas han intentado formular una teoría de los principios lingüísticos que se aplican a todos los lenguajes naturales (a diferencia de los lenguajes artificiales, como los lenguajes de programación). Estos principios, conocidos como universales lingüísticos, ofrecen una idea de por qué el lenguaje es universal, por qué se domina tan rápidamente, por qué a menudo no hay conexiones claras entre el conocimiento lingüístico y la experiencia.

Estas características del desarrollo se derivan de una sola premisa: que los universales lingüísticos son parte de un "instinto" humano para aprender el lenguaje, es decir, parte de un plan biológico para su desarrollo.

 

¿El lenguaje es modular?

La investigación sobre la comprensión del lenguaje adulto también se refiere a la arquitectura de la mente y a la posibilidad de que el conocimiento lingüístico y los sistemas de creencias residan en "módulos" separados.

Los científicos aún se debaten sobre la modularidad de la mente en el procesamiento del lenguaje, pero hay algunos hallazgos de investigación sugerentes.

Una fuente de evidencia que tiene que ver con la hipótesis de la modularidad proviene de los estudios de desglose del lenguaje. La pérdida del lenguaje, o afasia, no es un asunto de todo o nada. Cuando un área particular del cerebro se ve afectada, el resultado es un patrón complejo de retención y pérdida, que a menudo implica tanto la producción como la comprensión del lenguaje. El complejo de síntomas puede ser notablemente similar para diferentes personas con la misma área afectada del cerebro. La investigación en afasia se pregunta: ¿Qué aspectos del conocimiento lingüístico se pierden y cuáles se evitan? El hecho de que la pérdida de lenguaje no siempre se asocie con una pérdida correspondiente de conocimiento pragmático respalda la hipótesis de modularidad.

 

Las 4 habilidades del lenguaje

Las cuatro habilidades del lenguaje (también conocidas como las cuatro habilidades del aprendizaje de un idioma) son un conjunto de cuatro capacidades que permiten a un individuo comprender y producir un lenguaje hablado para una comunicación interpersonal adecuada y efectiva.

Estas habilidades son escuchar, hablar, leer y escribir. En el contexto de la adquisición de un primer idioma, las cuatro habilidades se adquieren generalmente en el orden de escuchar primero, luego hablar, y luego leer y escribir. 

1. Escuchar
Escuchar es la primera habilidad lingüística que adquirimos en nuestro idioma nativo. Es lo que se conoce como una habilidad receptiva, o una habilidad pasiva, ya que requiere que usemos nuestros oídos y nuestro cerebro para comprender el lenguaje tal como se nos habla. Es la primera de las dos habilidades del lenguaje que requieren todos los idiomas naturales.

2. Hablar
Hablar es la segunda habilidad lingüística que adquirimos en nuestro idioma nativo. Es lo que se conoce como una habilidad productiva, o una habilidad activa, ya que requiere que usemos nuestro tracto vocal y nuestro cerebro para producir correctamente el lenguaje a través del sonido. 

3. Leer
Al igual que con la escucha, es una habilidad receptiva o pasiva, ya que nos exige utilizar nuestros ojos y nuestro cerebro para comprender. Es una de las dos habilidades lingüísticas artificiales, ya que no todos los idiomas naturales tienen un sistema de escritura.

4. Escribir
Como con el habla, es una habilidad productiva o activa, ya que requiere que usemos nuestras manos y nuestro cerebro para producir los símbolos escritos que representan nuestro lenguaje hablado. Junto con la lectura, es una de las dos habilidades del lenguaje artificial, ya que no todos los idiomas naturales tienen un sistema de escritura.

 

Desarrollo cerebral y aprendizaje de idiomas

Aprender un idioma extranjero puede aumentar el tamaño del cerebro. Esto es lo que descubrieron los científicos suecos cuando utilizaron escáneres cerebrales para monitorear lo que sucede cuando alguien aprende un segundo idioma. El estudio es parte de un creciente cuerpo de investigación que utiliza tecnologías de imágenes cerebrales para comprender mejor los beneficios cognitivos del aprendizaje de idiomas. Herramientas como la resonancia magnética (MRI) y la electrofisiología, entre otras, ahora pueden decirnos lo que está sucediendo en nuestros cerebros cuando escuchamos, entendemos y producimos segundos idiomas.

¿Que opinas? ¡Coméntanos!

¿Te interesa la Neurociencia? Puedes ir a este link: Neurociencia aplicada

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.