Mindfulness y liderazgo

Mindfulness y liderazgo

El concepto de Mindfulness se está extendiendo con gran rapidez, principalmente en el campo del desarrollo personal y también en el terapéutico. Sin embargo ya está ocupando espacios cada vez más crecientes dentro de otros ámbitos o aplicaciones como en el liderazgo.

Existe abundante investigación sobre el Mindfulness, sin embargo no es tanta la investigación y evidencia sobre el Mindfulness en el lugar de trabajo, y mucho menos su aplicación al liderazgo. No obstante, viendo lo que se conoce de su eficacia en otros campos, es muy probable que su extensión al contexto de liderazgo puede generar beneficios considerables.

En este artículo exploraremos lo que el Mindfulness puede aportar a la práctica del liderazgo.

 

¿Qué es el Mindfulness?

Hay coincidencia general de que el componente básico del Mindfulness, o "atención plena" o consciente, es el enfoque deliberado y prolongado de la atención propia en las experiencias inmediatas, tanto externas como internas, a medida que se desarrollan, de momento a momento. Hay dos puntos a destacar: el enfoque de la atención, así como la dirección al presente.

El estudio de Ellen Langer, de la Universidad de Harvard, sobre la naturaleza de la atención consciente descubrió que, contrariamente a la idea convencional, concentrar y prolongar la atención, no se trata de la concentración intensa en una sola imagen fija en la mente, como si fuera una cámara fotográfica. De hecho, mantener esa atención fija es extremadamente difícil.

En cambio, en el Mindfulness, la atención se sostiene de manera más efectiva cuando el individuo constantemente busca notar cosas nuevas sobre los estímulos que recibe. Por lo tanto, la atención, interpretada de esta manera, complementa el otro aspecto de la atención plena que enfatiza un enfoque en el presente. La atención plena, se caracteriza además por una aceptación de la realidad de una manera abierta y sin prejuicios. Esta actitud tranquila de nuestras observaciones, sin una necesidad acuciante se traduce en:

  1.  Apertura a la novedad
  2. Sensibilidad a diferentes contextos
  3. Consideración desde múltiples perspectivas

Podemos resumir, de forma práctica, que el Mindfulness significa:

a. Atención enfocada deliberadamente,

b. en el presente, tanto en estímulos internos como externos,

c. con mente abierta, sin prejuzgar, d. mientras regulamos las suposiciones e ideas preconcebidas personales.

 

Mindfulness y cerebro

El cerebro produce conexiones permanentemente, en una especie de diálogo entre el control consciente de los lóbulos prefrontales más complejos y los ganglios basales instintivos y mucho más antiguos. Dado que el cerebro es un sistema que busca la máxima economía y eficiencia en su trabajo, este diálogo se trasforma en un hábito, no consciente y automático.

El hábito, cuando se dispara, se convierte, literalmente, en irreflexivo y no adaptativo, incluso improductivo. No solo eso, este hábito también reemplaza al comportamiento intencional como la respuesta predeterminada a los eventos posteriores de la situación que dio lugar a este hábito.

En comparación con este comportamiento no consciente, la investigación ha encontrado que las personas que centraron su atención activaron una parte más sofisticada del cerebro, el hipocampo. Esta parte del cerebro crea recuerdos más flexibles y permite un conocimiento más profundo y más sólido. Finalmente, el resultado sería una comprensión más matizada y en consecuencia una mayor capacidad cuando se está frente a desafíos o decisiones.

 

Cambios en la materia gris del cerebro

La reducción del estrés basada en la atención plena (Mindfulness-Based Stress Reduction, MBSR), uno de los programas de entrenamiento de mindfulness más ampliamente utilizados, ha demostrado producir efectos positivos sobre el bienestar psicológico y mejorar los síntomas de una serie de trastornos. Investigadores como Britta Hözel y otros, realizaron estudios sobre los efectos de los programas MBSR en los cambios de concentración de materia gris en el cerebro de los pacientes. Los análisis en regiones a priori de interés confirmaron aumentos en la concentración de materia gris dentro del hipocampo izquierdo, en la corteza cingulada posterior, la unión temporo-parietal y el cerebelo.

Por lo tanto, los resultados sugieren que la participación en MBSR se asocia con cambios en la concentración de materia gris en regiones cerebrales involucradas en procesos de aprendizaje y memoria, regulación de emociones, procesamiento autorreferencial y toma de perspectiva.

 

Antídoto contra el estrés

Las imágenes del cerebro obtenidas por resonancia magnética muestran que después de un curso de ocho horas de práctica de atención plena, el centro de "lucha o huida" del cerebro, la amígdala, parece encogerse. Esta región primaria del cerebro, asociada con el miedo y la emoción, está involucrada en el inicio de la respuesta del cuerpo al estrés.

A medida que la amígdala se reduce, la corteza prefrontal, asociada a funciones cerebrales de orden superior, como la conciencia, la concentración y la toma de decisiones, se vuelve más gruesa. La "conectividad funcional" entre estas regiones, es decir, la frecuencia con la que se activan juntas, también cambia. La conexión entre la amígdala y el resto del cerebro se vuelve más débil, mientras que las conexiones entre las áreas asociadas con la atención y la concentración se fortalecen.

Dice Adrienne Taren, una investigadora en la Universidad de Pittsburgh:

 "La imagen que tenemos es que la práctica del Mindfulness aumenta la capacidad de reclutar regiones de la corteza prefrontal de orden superior a fin de regular negativamente la actividad cerebral de orden inferior".

En otras palabras, nuestras respuestas más primarias al estrés parecen ser reemplazadas por otras más reflexivas.

 

Mindfulness y salud

Muchas actividades pueden aumentar el tamaño de varias partes de la corteza prefrontal (videojuegos, por ejemplo), pero es la desconexión de nuestra mente de su "centro de estrés" lo que parece dar lugar a una gama de problemas tanto físicos como mentales. beneficios para la salud. Dice Taren:

"Definitivamente no estoy diciendo que la atención plena pueda curar el VIH o prevenir las enfermedades del corazón. Pero sí vemos una reducción en los biomarcadores del estrés y la inflamación. Marcadores como las proteínas C-reactivas, la interleucina 6 y el cortisol, todos los cuales están asociados con la enfermedad ".  

 

Mindfulness y liderazgo

Si el Mindfulness, procura una visión más clara de percibir el mundo, y una comprensión más consciente de cómo uno interactúa y le da sentido, lógicamente debe ser parte integral del liderazgo. Porque, como lo expresa Little:

"Si el liderazgo es, en cierto grado, ver claramente lo que está pasando, sobre cómo tomar una determinación sobre el mejor curso de acción y luego tomarlo, entonces exige a los líderes trata de entender cómo ven el mundo, desde qué punto de vista, con qué distorsiones y con qué intención ".

 

 

Metacapacidad

Gran parte de la literatura de liderazgo se ha ocupado de la identificación de la lista de capacidades, habilidades, rasgos, disposiciones, motivaciones, etc., que se cree que son elementos fundamentales que permiten a un individuo demostrar su liderazgo.

¿Podría el Mindfulness ser otra de estas cualidades para ser agregada a la lista? Ambrosini, Bowman y Collier  postularon la noción de "metacapacidades", es decir, capacidades que están involucradas en la organización de otras capacidades y sin la cuales, éstas no pueden prosperar.

Por lo tanto, visto así, el Mindfulness puede ser interpretado como una metacapacidad. Esto se debe principalmente a que si la atención plena es el "arte de prestar atención", y la atención informa cómo procesamos y actuamos según nuestras experiencias, entonces seguramente debe ser instrumental para la forma en que aplicamos nuestra facultades y capacidades para influir en el mundo que nos rodea.

En otras palabras, mientras que uno podría tener muchas capacidades y talentos que están asociados con el liderazgo, sin la influencia mediadora y capacitadora del Mindfulness la aplicación efectiva de estas capacidades y talentos, que requiere el liderazgo, pueden estar ausentes, disminuidas o incluso distorsionadas.

 

Mindfulness y cambio

La atención plena, trata de mejorar la forma en que percibimos los hechos, facilitando la calidad del análisis y la toma de decisiones. El Mindfulness modifica la forma en que nos miramos a nosotros mismos, potencia la autoconciencia y se convierte en el punto de partida para que se produzca una transformación personal.

Si, como muchos autores piensan, lo que distingue al liderazgo en este nuevo siglo es la capacidad de desarrollarse uno mismo, personas y equipos, y donde no se trata de adicionar nuevas habilidades, sino que implica un cambio más transformador interno, entonces el Mindfulness sería fundamental para los líderes del cambio.

 

Conclusión

Parecería evidente que el MindFulness, visto como una "metacapacidad", puede ser un instrumento significativo para el liderazgo, atendiendo a la necesidad actual de líderes que, más allá de ciertas habilidades concretas, se conozcan y desarrollen primero a sí mismos para luego poder influir positivamente en las organizaciones y en el mundo.

Las investigaciones sobre este campo aún son incipientes pero intensas. Muy pronto iremos encontrando más descubrimientos importantes sobre esta relación entre el Mindfulness y el liderazgo.

Para saber mucho más sobre estos temas puedes ir AQUÍ.

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.