Neurociencia para mejorar tu empresa: 3 claves

Neurociencia para mejorar tu empresa: 3 claves

 

Por qué y cómo la Neurociencia mejorará tu empresa

 

Durante mucho tiempo y desde muchas perspectivas el comportamiento humano en las organizaciones ha sido objeto de estudio y teorías, desde la perpectiva de la psicología y sociología, con el objeto de mejorar la eficiencia, la eficacia y la productividad. No obstante ¿ha cambiado algo en los últimos tiempos?. Resulta  que quienes trabajamos en las empresas seguimos siendo personas (al menos todavía y por bastante tiempo más), con nuestros respectivos cerebros. Pero la novedad es que ahora nuestros cerebros pueden ser "leídos" con mayor prescisión.

No hablamos de extraños escáneres que nos vigilan durante nuestra actividad, como en las películas de ciencia ficción, sino de la Neurociencia. La Neurociencia estudia el sistema nervioso, especialmente el cerebro, para conocer su funcionamiento y en consecuencia va descubriendo también el comportamiento humano. Qué en este caso, sería la neurociencia aplicada a la empresa.

 

Yendo a la raíz

Pensarás que el comportamiento humano ya lo estudia la psicología, sociología, antropología, etc. Es cierto, pero la diferencia está en que la neurociencia va a la raiz misma nuestro comportamiento, observando la estructura y fisiología del cerebro. Por lo tanto viene a ser una aliada fundamental para ampliar y profundizar en estas disciplinas.

En otras palabras, la psicología puede identificar un comportamiento socialmente agresivo en una persona, por ejemplo, pero la neurociencia podrá describrir y determinar qué ocurre en el cerebro de esa persona. Siendo así, no cabe duda que estaríamos más cerca de poder encontrar soluciones y que éstas sean más acertadas o precisas

Este hecho abre un gran abanico de posibilidades de aplicación de la Neurociencia en la empresa. Entonces, podemos ya pensar en NeuroManagement, NeuroLiderazgo y NeuroMarketing, al menos. (Puedes encontrar desarrollados estos temas y otros realacionados en varios de los artículos de nuestro blog, haciendo clic AQUÍ).

Siguiendo los lineamientos de la propuesta de Amy Braan, creadora de Neurocience for Coaches, vamos a sugerirte 3 claves o líneas de trabajo de Neurociencia para mejorar tu empresa.

 

1. Cambio

Hasta hace relativamnete poco, se pensaba que el cerebro, después de determinada edad, casi no tenía capacidad de cambiar. Sin embargo, las investigaciones que tenemos actualmente sobre este tema desmienten totalmente esta creencia. Tanto es así, que se ha descubierto incluso que se pueden generar nuevas células en regiones del hipocampo cerebral y que podemos aprender hasta muy avanzada edad. La adaptación del cerebro al aprendizaje, ya sea por creación de nuevas neuronas o nuevas conexiones neuronales es lo que se denomina Neuroplasticidad

¿Qué implica este hecho comprobado por la Neurociencia para mejorar tu empresa? Pues significa que ni más ni menos tienes en tus manos la posibilidad de dotar a tu organización de la flexibilidad necesaria en su personal, para adaptarse a los cambios. Del concepto de neuroplasticidad se derivan técnicas de motivación eficaces para la gestión del cambio (puedes ver más en este artículo: Gestión del cambio y neurociencia)

 

Ejemplo de aplicación

La oportunidad está en aprovechar al máximo ese efecto de neuroplasticidad para lograr un cambio duradero. Una de las formas es a través del "aprendizaje Hebbiano", basado en la regla de Hebb. Se trata de la teoría de que "las neuronas que se activan juntas se conectan".

Por ejemplo, si un líder responde con frecuencia resistiéndose a sugerencias de cambios para hacer las cosas, entonces está reforzando los caminos de estas respuestas, Como resultado será más probable que se comporte de esta manera nuevamente en el futuro.

Por el contrario, si un miembro del equipo tiene comportamientos proclives al cambio para mejorar en su trabajo, en la medida en que repita este comportamiento positivo le resultará más fácil seguir haciéndolo con el tiempo, entrando así en un círculo virtuoso. 

Una buena forma de comenzar la aplicación de la regla de Hebb es crear un entorno y una cultura de mejora continua desde las instancias superiores de la organización.

 

2. Conexión social

El ser humano es gregario por naturaleza. El desarrollo de las relaciones sociales, a través de comunidades cada vez más complejas, ha hecho que nuestro cerebro necesite del contacto social como forma de supervivencia (o tal vez la contrario, el instinto de supervivencia nos ha hecho seres sociales). Como resultado de esta evolución, la Neurociencia a podido comprobar que la desconexión social, que pueda percibir una persona, produce un efecto en su cerebro ¡similar al dolor físico!

Claramente, esto nos dice de la necesidad de crear contextos socialmente atractivos en las organizaciones. La formas de hacerlo son múltiples, a través de técnicas de integración: formación, deportes, juegos, eventos, ambientes físicos propicios a la sociabilización, atención a las situaciones personales del empleado, etc.

 

3. Meditación

Difícilmente no hayas escuchado o leído algo sobre la meditación plena o "mindfulness". Además de estar un poco de moda, el mindfulness (o atención plena), bien realizado y huyendo de falsos gurús, ha demostrado traer beneficios consistentes en quienes lo practican. De hecho, la neurociencia ha podido observar, a través de la resonancia funcional magnética, los procesos mentales que se producen durante la meditación.

Ahora bien, la pregunta es ¿se puede aplicar en la empresa?. Hay pruebas de que sí se está aplicando y con buenos resultados. Por ejemplo, Google se enorgullece de las virtudes de la aplicación del mindfulness para desarrollar mayor inteligencia emocional, capacidad de recuperación (resiliencia) y enfoque en los objetivos.

Entre otras, las técnicas que aplica Google consisten en disposiciones como un laberinto para meditaciones, para caminar y almuerzos silenciosos y conscientes. (Para conocer más puedes ir a nuestro artículo: Mindfulness y Liderazgo)

 

Conclusión

La neurociencia puede ofrecer mucho al mundo corporativo. Con solo estas 3 claves de la neurociencia para mejorar tu empresa ya puedes comenzar a impactar de manera positiva en su cultura, entorno y resultados organizacionales, Lo primero es tomar conciencia de que la neurociencia te puede ayudar y mucho, lo segundo es aprender más y finalmente ampezar a actuar en estas tres áreas.

Habrá resultados más inmediatos, mientras que para otros habrá que esperar algo más, pero el esfuerzo valdrá la pena para poner a tu empresa en la vanguardia de cómo trabajar para ser más eficiente, eficaz y productiva.

Avatar

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.