NeuroComunicación: así funciona tu cerebro cuando te comunicas

NeuroComunicación: así funciona tu cerebro cuando te comunicas

Imagina que un dispositivo pudiera registrar todos tus recuerdos, sueños e ideas, y luego transmitir todo el contenido a otro cerebro. Suena como un invento revolucionario, ¿verdad? Sin embargo, de hecho, ya poseemos dicha tecnología: se llama narración efectiva

La vida humana gira en torno a nuestra capacidad para compartir información y experiencias, pero,¿cómo se transmiten exactamente los patrones neuronales del cerebro de una persona que están asociados con sus historias, recuerdos e ideas particulares al cerebro de otra persona? Es decir, ¿cómo se produce esa narración efectiva?

El neurocientífico Uri Hasson ha demostrado el encuentro de las mentes que ocurre cada vez que hablamos entre nosotros.

Los experimentos

En un experimento, se llevó a las personas al escáner de resonancia magnética funcional (fMRI) y se escaneó el cerebro mientras contaban o escuchaban historias de la vida real. La idea era comparar la similitud de las respuestas neuronales entre diferentes oyentes en sus cortezas auditivas, la parte del cerebro que procesa los sonidos que provienen del oído. 

Cauando se vieron las respuestas neuronales antes de que comenzara el experimento los oyentes estaban en reposo y esperando que comenzara el narrador. Es esa situación, las respuestas neuronales eran muy diferentes entre sí y no estaban sincronizadas.

Sin embargo, inmediatamente cuando comenzó la historia, se vió que sucedía algo asombroso. De repente, las respuestas neuronales en todos los sujetos comenzaban a sincronizarse, subiendo y bajando de manera similar.

Este efecto se denomina «arrastre neuronal», y es el proceso por el cual las respuestas cerebrales se alinean con los sonidos del habla. Pero, ¿cuáles son los factores que impulsan este arrastre neuronal: los sonidos que produce el hablante; las palabras que dice el hablante; o las ideas que el hablante está tratando de transmitir en su historia?

Uri Hasson continuó con los experimentos para contestar estas preguntas. Veamos los hallazgos interesantes de sus investigaciones.

Los sonidos y la alineación neuronal

Para comprobar si los sonidos por sí mismos producían arrastre o sincronización neuronal, el texto se hizo escuchar al revés, se manera que no tuviera sentido.

El resultado es que los sonidos inducían el arrastre, o alineación, de las respuestas neuronales en las cortezas auditivas de todos los oyentes, pero no se extendían más profundamente en sus cerebros

La conclusión es que la corteza auditiva se adapta a los sonidos, independientemente de si los sonidos transmiten algún significado. Es decir, se producía cierto grado de sincronización, pero solo a ese nivel.

Las palabras y la alineación neuronal

A continuación, se mezclaron las palabras de la historia, de modo que si bien cada palabra era comprensible, todas juntas sonaban como una lista de palabras inconexas. El resultado fue que las palabras comenzaban a inducir la alineación en las áreas del lenguaje temprano del cerebro de los sujetos, pero no más allá de eso.

Las ideas y la alineación neuronal

Luego, se construyeron oraciones con las palabras. Pero si bien las oraciones individualmente tenían sentido, no funcionaban juntas para contar una historia. En este caso se vió que el arrastre neuronal se extendía a todas las áreas del lenguaje que procesan oraciones gramaticalmente coherentes

Pero solo después de que se reprodujera la historia completa y atractiva para los oyentes, el arrastre o alineación neuronal se extendió más profundamente en los cerebros e indujo respuestas similares y alineadas en todos los sujetos en áreas de orden superior, incluida la corteza frontal y la corteza parietal.

Como resultado, se llegó a la conclusión de que estas áreas corticales de alto orden se ven atrapadas por las ideas transmitidas por el hablante a medida que se construyen y ensamblan oraciones en una narrativa coherente. Por lo tanto, si le contáramos a dos oyentes diferentes exactamente la misma historia usando dos conjuntos de palabras muy diferentes, sus respuestas cerebrales en estas áreas de alto orden seguirían siendo similares. Hecho que se demostró luego en otro experimento.

Conclusión

El arrastre, sincronización o alineación neuronal puede ocurrir incluso cuando solo compartimos nuestros recuerdos, ni siquiera una experiencia real, con otra persona. Este estudio destaca el papel esencial que juega nuestro lenguaje común en el proceso de transmisión de un cerebro a otro y como una narrativa coherente e interesante logra atrapar y sincronizar nuestros cerebros.

Dice Hasson:

«Las conversaciones, como muestran nuestros experimentos, pueden resultar en el acoplamiento de nuestros cerebros con otros cerebros, y las personas con las que estamos acoplados, para definir quiénes somos: piensa en cuánto cambias a diario a partir de tus interacciones y su acoplamiento con las personas que te encuentras. 

Creo que lo más importante es seguir en contacto con otras personas, seguir comunicándonos con ellos y seguir difundiendo ideas. Porque la suma de todos nosotros juntos, acoplados, es mucho mayor que la suma de nuestras partes«.

¡Encuentra tu curso de Neurociencia aplicada AQUÍ!

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.