Neuroeducación y su impacto en la enseñanza

Neuroeducación y su impacto en la enseñanza

 

Para explicar qué es la NeuroEducación y comprender su impacto en la enseñanza y el aprendizaje, partimos de que las funciones cerebrales y las funciones cognitivas y conductuales son responsables de los procesos de aprendizaje. Esto es: todo se produce en el cerebro, órgano especialmente estudiado por la Neurociencia que hoy nos da importantes respuestas.

 

El concepto de NeuroEducación

La NeuroEducación es un enfoque interdisciplinario. Proviene de la unión de tres áreas del conocimiento humano:

  1. Pedagogía, que se dedica al aprendizaje y procesos educativos;
  2. Psicología, con sus contribuciones a la investigación sobre cognición y comportamiento
  3. Neurociencia, que se centra en el funcionamiento del sistema nervioso central.

La pedagogía siempre ha enfatizado la idea de un colectivo en los procesos de enseñanza: los estudiantes aprendieron de la integración con la comunidad y transformaron su conocimiento durante las interacciones sociales.

Sin embargo, los estudios cognitivos y conductuales orientados a los procesos de aprendizaje comenzaron a ponerse de moda desde el siglo pasado.

Uno de los principales contribuyentes a este área cognitivo-conductual fue el lingüista Noam Chomsky, quien desarrolló una teoría muy consistente sobre la adquisición del lenguaje por parte de los individuos. En su opinión, este proceso dependía más de la capacidad mental que de las interacciones sociales.

Este pensamiento abrió la puerta a una serie de investigaciones destinadas a desentrañar los secretos de las funciones cognitivas: lenguaje, memoria, razonamiento, atención y otras capacidades cerebrales.

Más tarde, surgió la neurociencia y el escaneo cerebral en tiempo real. Así es como comenzamos a darnos cuenta de que cada área de ese órgano reaccionaba de manera diferente a ciertos estímulos.

Comenzamos a preguntarnos entonces sobre la neuroeducación y su impacto en la enseñanza y el aprendizaje.

Con todo esto, la idea de que los procesos de aprendizaje estaban vinculados a las interacciones sociales cambió un poco. Ahora, la atención se centra en las reacciones individuales a cada estímulo y en cómo cambian los comportamientos personales.

El tema es muy extenso, pero el hecho es que la neuroeducación está cambiando la forma en que se aborda a los estudiantes. Ahora se observan más sus características individuales, especialmente sobre cómo influyen en el sistema neural.

 

NeuroEducación en el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje

Si pensamos en cómo la información fluye muy rápido hoy en día, nos damos cuenta que nuestra atención está forzada a ser más selectiva constantemente. Todo es breve y rápido.

Un video en YouTube, noticias en TV, música en la radio: tenemos el impulso de mover un poco más la pantalla, cambiar el canal o la estación de radio, porque apenas perdemos mucho tiempo en algo que no nos llame inmediatamente la atención.

Este es un reflejo de los cambios neurológicos que se produce por la enorme cantidad de estímulos que recibimos, resultado de una transformación tecnológica que proviene del mundo digital y la globalización.

 

Cada individuo aprende a su manera

El cambio en la forma en que tratamos los estímulos externos no es solo social, sino también ocurre a nivel individual, ya que cada persona reacciona de cierta manera y a su propio ritmo. Y eso hace una gran diferencia también dentro de las aulas.

Es difícil aplicar un método de enseñanza uniforme y esperar que toda la clase tenga éxito al final. Algunas personas aprenderán perfectamente, mientras que otras no.

Pero no se trata de una menor capacidad intelectual o falta de dedicación. El punto es que cada individuo tiene sus propias funciones neuronales que actúan de cierta manera, además de las habilidades cognitivas y los procesos conductuales particulares.

 

Los resultados son más positivos

El uso de las contribuciones de la psicología y la neurociencia, reunidas en la neuroeducación, asegura que el proceso de aprendizaje sea más preciso y, de esta forma, que el contenido se utilice mejor y sea más efectivo..

Algunos de los efectos de este enfoque en la educación son:

  • Identificación de las necesidades individuales del alumno
  • Metodologías de enseñanza más estimulantes
  • Asimilación más profunda de la información
  • Respeto por el potencial cognitivo de cada individuo

El sistema nervioso crea conexiones entre las neuronas según las experiencias individuales, lo que se denomina neuroplasticidad. Entonces, comprender cuáles son las características personales del alumno puede lograr que los hagamos más autónomos y motivados. 

El protagonismo de los estudiantes es crucial para que las funciones correctas sean estimuladas y el aprendizaje sea más completo.Esto es especialmente cierto para la modalidad e-learning, ya que en este modelo de enseñanza los estudiantes naturalmente tienen más libertad para decidir sobre sus propios procesos de aprendizaje.

Todo esto ya nos muestra los conceptos clave de la neuroeducación y su impacto en la enseñanza.

 

La implementación de este enfoque

Para aprovechar los hallazgos de neuroeducación en el aula, debemos tener claros algunos preceptos fundamentales de este enfoque, que son:

  • Cada cerebro reacciona a su manera a los estímulos.
  • El aprendizaje depende de las influencias ambientales/sociales, pero también de predisposiciones genéticas y procesos mentales individuales.
  • La mejora cognitiva es esencial en el aprendizaje, pero no lo es menos la metacognición, o sea el auto cuestionamiento sobre lo que se ha aprendido.
 

En la práctica

En base a esto, los académicos de neuroeducación sugieren algunas prácticas generales para ser adoptadas en los procesos de enseñanza:

  1. Evaluar a los estudiantes individualmente, a través de mapeos cerebrales y pruebas cognitivas.
  2. Promover actividades que estimulen las funciones cognitivas y favorezcan la neuroplasticidad, como música, juegos de memoria, ejercicios prácticos de pensamiento, etc.
  3. Crear espacios abiertos para el diálogo. Acompañados de una cultura metodológica adaptativa, de acuerdo con los resultados individuales de cada alumno.
  4. Identificar trastornos de conducta o incluso discapacidades de aprendizaje y tratarlos con el apoyo de la psicología y la neurociencia, para evitar problemas de los estudiantes, entre otras cosas.
 

Un gran aliado

El enfoque que considera estos conceptos que hemos visto puede parecer todavía algo complicado, sobre todo lograr el énfasis que la neuroeducación pone en lo individual. No obstante ya casi no cabe duda de que será el futuro de la educación y por lo tanto es importante fomentar desde ahora estos métodos en la medida de lo posible.

Para ello tenemos actualmente un gran aliado que es necesario incorporar mucho más en el aula: la tecnología.

La tecnología no solo se debe ver casi como un impedimento, como en el caso del uso de teléfonos móviles en el aula, sino como un aliado que ayude a lograr ese grado de individualidad que nos indica la neurociencia que es necesario para una mayor eficacia del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Hay mucho que investigar y mejorar, pero el camino ya está trazado por la neurociencia y la tecnología. Por ello se hace evidente la necesidad de formar a los docentes en neuroeducación.

Ya muy pocos dudan de la Neuroeducación y su impacto en la enseñanza.

 

¿Quieres aprender mucho más? Haz clic aquí: Máster en NeuroEducación

Avatar

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.