NeuroLiderazgo, ¡construye relaciones laborales positivas!

NeuroLiderazgo, ¡construye relaciones laborales positivas!

¿Por qué es importante el neuroliderazgo para construir relaciones laborales positivas y más efectivas?

Seguramente alguna vez entró en una sala de un evento y rápidamente buscó caras conocidas, ¿verdad? Cuando no vemos a alguien a quien reconocemos de inmediato, empezamos a buscar a alguien que se vea amigable o accesible. Cuando vemos a alguien que conocemos, miramos su rostro para ver si podemos participar en la conversación. A menudo, la mirada capta la atención de esa persona y empezamos a hablar. ¿Por qué?

Somos seres sociales y constantemente mantenemos conversaciones neuronales entre nosotros incluso antes de abrir la boca.

Neuronas espejo

Se cree que ciertas neuronas del cerebro constituyen los fundamentos neurológicos de la imitación, la emulación y la empatía. Ubicadas en el sistema social del cerebro, las neuronas de mando motor se activan cuando estiramos la mano para recoger algo. No obstante, un subconjunto de estas neuronas, aproximadamente el 20%, también se activa simplemente cuando miramos que alguien realiza la misma tarea. Estas son la «neuronas espejo». 

Según VS Ramachandran, Ph.D., de la Universidad de California en San Diego, la neurona espejo es diferente de la neurona de comando motor porque cuando se dispara estamos adoptando otro punto de vista. 

El Dr. Ramachandran cree que la neurona espejo también es la base de la cultura y de cómo hemos aprendido y crecido a lo largo de los milenios. Por ejemplo, los animales pueden modificar su pelaje durante miles de generaciones para adaptarse al clima. Sin embargo, un niño podría ver a sus padres matar a un animal y hacer un abrigo de piel y aprender esa habilidad en ese momento. 

Las habilidades para imitar, emular e identificar hacen que nuestra cultura sea lamarckiana: la filosofía de que un organismo puede transmitir a su descendencia las características que ha adquirido durante su vida.

La organización lamarckiana

Piense en las organizaciones para las que trabajamos. También son, en cierta manera, de naturaleza lamarckiana. El aprendizaje se difunde tanto horizontalmente en la organización como verticalmente a través de iniciativas heredadas. 

La cultura organizacional es un sistema vivo que organiza a las personas, adopta creencias y crea estructuras de comportamiento que todos seguimos.

Elegimos las organizaciones para las que trabajamos porque la cultura nos resulta familiar. Puede ser subconsciente, pero psicológicamente hablando, nos atrae el comportamiento que entendemos. Dentro de estas estructuras tendemos a copiar e identificarnos con nuestros líderes debido a un deseo natural de agradar y pertenecer.

El valor del neuroliderazgo

En las organizaciones, donde la mayoría de la gente cree que los números y los hechos son clave para tomar decisiones, y donde la justificación racional transmite legitimidad, el neuroliderazgo es una herramienta muy eficaz para inculcar un comportamiento más efectivo y que cree una cultura «heredable». 

Crear conciencia sobre los fundamentos científicos del comportamiento humano, basándose en la neurociencia, los escáneres cerebrales y otros datos, abre la puerta al cambio. En particular, la atención enfocada es la clave para iniciar el cambio.

(Para conocer más sobre neuroliderazgo puedes ir AQUí

Los principios del neuroliderazgo alientan a las personas a centrar la atención en las prácticas que realmente marcarán la diferencia y a explorar nuevos territorios para el cambio y el crecimiento. 

El neuroliderazgo tiene el potencial de reemplazar el enfoque mecanicista impulsado por la ingeniería para administrar talentos con una forma más efectiva y humana. Al observar los “valores de la empresa”, los modelos de competencia, los marcos de liderazgo o los flujos del ciclo de ventas, es fácil tener la impresión de que este enfoque mecanicista está impulsando a toda la industria. Sin embargo, el enfoque ignora lo que nos dicen las investigaciones sobre el cerebro sobre cómo las personas aprenden y trabajan juntas.

Un ejemplo es el concepto de compromiso y motivación de los empleados. ¿Cuántas organizaciones todavía creen que el “enfoque del palo de zanahoria” (a menudo basado en el tamaño de una bonificación) es el único factor que atrae y retiene a los mejores talentos? 

La ciencia sabe que la motivación intrínseca (propia, personal) es un factor clave del rendimiento. También es cierto que todos los sistemas de valores de las generaciones más jóvenes han cambiado drásticamente. Estos son dos factores que podrían abordarse utilizando un enfoque «basado en el cerebro» para organizaciones líderes, equipos e individuos. 

Como consecuencia, se podrían reducir los modelos complejos de competencia y los procedimientos de revisión del desempeño. Dado que solo el 30% de las revisiones de desempeño de 360 ​​° conducen a un mayor desempeño, implica que una mirada más cercana al campo de la neurociencia, y una transferencia inteligente y ajustada a los negocios diarios, podría valer la pena.

¡Encuentra tu curso de Neurociencia aplicada AQUÍ!

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de ESCO Euniversitas y de terceros en los que participe/colabore la Escuela.